CAMPO DE CRIPTANA ACOGIÓ EL VIII CAMPEONATO DE ESPAÑA FEMENINO DE CAZA MENOR CON PERRO

En la mañana del sábado, 16 de octubre, se celebró en Campo de Criptana, en una zona colectiva de caza a los pies del Santuario de la Virgen,

la prueba del VIII Campeonato de España Femenino de Caza Menor con Perro, en la que participaron 33 mujeres de todas las Autonomías españolas, 4 de ellas de Castilla-La Mancha. La ganadora fue la valenciana Carla Reig.

 

La incorporación de la mujer al mundo cinegético, especialmente a la caza deportiva, es cada vez más frecuente; rompiendo así con los roles tradicionalmente establecidos en este sector.

Con el fin de dar visibilidad a este aspecto, se celebró el VIII Campeonato de España Femenino de Caza Menor con Perro en Campo de Criptana.

Una prueba de 5 horas de duración, a los pies del Santuario de la Virgen de Campo de Criptana, con 33 participantes de todas las Autonomías españolas, 4 de ellas de Castilla-La Mancha.

La ganadora fue la valenciana Carla Reig, seguida de la ceutí Inmaculada Vallejo y la extremeña María Fernández.

Visibilización de la mujer y del ámbito rural

La celebración del campeonato coincidió en fechas con la conmemoración del Día de las Mujeres Rurales; ya que la caza es una actividad importante para el mundo rural y la incorporación de la mujer a las actividades propias de este entorno “es fundamental para el futuro de muchos pueblos castellano-manchegos”, apuntó la Delegada Provincial de Igualdad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Manuela Nieto-Márquez.

“Este campeonato es una apuesta clara por la igualdad y por visibilizar un colectivo que se dedica de manera profesional a este deporte”, decía la Teniente de Alcalde Criptanense, Virginia Pintor, en la atención a medios durante el transcurso de la prueba. Destacando también que este tipo de competiciones “no son muy habituales de ver en nuestra zona”; por lo que agradeció la colaboración de Junta y Diputación provincial para, junto con las Federaciones de Caza regional y nacional, así como la asociación local de cazadores, se haya podido realizar en Campo de Criptana.

Por su parte, el presidente de la Real Federación Española de Caza, Manuel Gallardo, aseguró que “la caza está en deuda con la mujer, por eso su incorporación en el ámbito deportivo es uno de los ejes estratégicos de nuestro trabajo”. Igualmente defendió el

“impacto positivo” que tiene la actividad cinegética en la sociedad rural. Ayudando, entre otras cosas, a evitar los daños que producen los conejos en los cultivos, controlando su población.

También visitó la localidad el Delegado Provincial de Desarrollo Sostenible, Fausto Marín, que aportó datos sobre el volumen de negocio que mueve la caza en la región. En torno a 600 millones de euros que suponen un 2% del PIB de Castilla-La Mancha. Marín apostó por una caza “ética, responsable y sostenible”.

Una apuesta compartida por las Federaciones regional y nacional de caza deportiva, conscientes que el sector cinegético es importante para la actividad económica, social y ecológica de muchas poblaciones rurales. “Este tipo de competiciones son el mejor modo de dar a conocer la caza sostenible”, aseguraba Agustín Rabadán, presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha.