Los consumos energéticos principal fuente de consulta y demanda por parte de los consumidores criptanenses

En el Día Internacional de los Derechos de las Personas Consumidoras, la OMIC de Campo de Criptana presenta su balance. 1.256 personas atendidas

durante el pasado año, 330 reclamaciones y 209 resueltas. El principal tema de consulta y demanda, los consumos energéticos.

 

El 15 de marzo se celebra el Día Internacional de los Derechos de las Personas Consumidoras. La OMIC es la oficina encargada de velar por estos derechos, un servicio que ofrecen los Ayuntamientos y que en Campo de Criptana cumple 35 años.

Más de tres décadas resolviendo las dudas de consumidores y consumidoras, tramitando sus demandas y arbitrando con las empresas e informando al público en general para que puedan hacer valer sus derechos.

El pasado año, la OMIC de Campo de Criptana atendió a un total de 1.256 personas y tramitó 330 reclamaciones. De estas últimas, 209 fueron resueltas satisfactoriamente, lo que permitió recuperar a los vecinos y vecinas de la localidad un montante de 33.000 euros.

El concejal encargado de este servicio, Ángel Casarrubios, considera que hay que poner en valor el trabajo que realiza la OMIC. “Hay muchos Ayuntamientos que ya no tienen la Oficina Municipal de Información al Consumidor, pero en Campo de Criptana seguimos apostando por mantener este servicio, especialmente en un momento de cambios como el que estamos viviendo”.

Cambios que han afectado a los hábitos de consumo y a las necesidades de consumidores y consumidoras. Si en años anteriores, las consultas y demandas relativas a productos bancarios estaban en los primeros puestos, ahora las superan las relacionadas con los consumos energéticos (luz y gas).

Así lo explica el técnico de la OMIC de Campo de Criptana, José Luis Torrente, apuntando que el servicio que se presta a la ciudadanía va mucho más allá de resolver sus dudas o tramitar sus demandas, también les ayudan a cambiar los contratos con las compañías e incluso derivan a Servicios Sociales o al Centro de la Mujer aquellos casos que necesitan de ayuda para pagar los suministros.

“Los precios de los productos energéticos están ocasionando, en toda Europa, verdaderos problemas sociales”, apunta Torrente.

Aparte de esta situación, también cree que a las personas consumidoras nos falta por aprender. “Nos falta educación en materia de consumo, aprender a negociar con las compañías y buscar la que mejores ventajas nos ofrece, especialmente en el tema de suministros. Tenemos que seguir la clásica premisa de busca, compara y si encuentra algo mejor, compre. Es algo que en España aún no sabemos hacer”.

Didáctica de consumo que la OMIC de Campo de Criptana trata también de hacer en los centros escolares o dando charlas a diferentes asociaciones.

El concejal del servicio recuerda que la OMIC se encuentra en el edificio consistorial, nada más entrar, y que ofrece “un trato cercano, preocupándose por informar y ayudar a nuestros vecinos y vecinas a defender y hacer valer sus derechos como consumidores”.